¡Despierta, llegas tarde!

Buenas hoy voy hablarles del desayuno, una de las comidas más importante del día. Y como el título indica, la más olvidada en nuestro día a día. Nunca tenemos tiempo para desayunar, siempre preferimos; dormir más, ducharnos, maquillarnos, peinarnos, niños que no se quieres levantar, madres que no les da tiempo de todo… podemos dedicar horas para dar buena imagen pero, cuánto puede durar eso sin un buen desayuno. Posiblemente no llegues a media mañana de una pieza sin que asomen esas malditas ojeras o vayas a la cafetería de la esquina a devorar esa dulce napolitana de chocolate que ni siquiera saborearás.

Pues bien, voy a explicar lo que significa el término desayuno, desayuno significa literalmente “romper el ayuno”. Generalmente, estamos durante un máximo de 12 horas sin comer entre la cena y el desayuno, tiempo en el que se sigue produciendo un gasto calórico aunque estemos durmiendo. Por eso, la primera comida del día es la más importante, ya que suministra al cerebro y al organismo los nutrientes necesarios para comenzar el día, especialmente si usted es diabético ya que el ayuno le podía llevar a una hipoglucemia con fatídicas consecuencias.

Un buen desayuno debe ser completo y equilibrado, es recomendable que contenga el 25% de las calorías diarias que usted debe ingerir (que variarán según edad y sexo). Este debe incluir: una ración de lácteos, una de fruta y una de cereales.

¿Qué entendemos por ración? Pues una ración de lácteos puede: ser un vaso de leche, un yogur o dependiendo del gusto o las circunstancias personales algún “sustituto” como los preparados de soja, de avena… (Cuidado no son sustitutos batidos o zumos que no sean naturales). Por otro lado, una ración de fruta es una pieza mediana, siempre mejor comerse la pieza ya que conservará mejor todos los nutrientes y la pectina que contiene hará que la energía dure más. Y por último el componente más importante, una ración de cereales; puede ser 30g de cereales de desayuno (no azucarados), dos biscotes o una tostada de 25g de pan, mejor si son integrales.

Bien pues, para concluir quiero recordar la importancia del desayuno durante todas las etapas de la vida y enumerar los beneficios que nos aporta un desayuno completo: Imagen

  • Mejora la calidad global de la alimentación proporcionando vitaminas, minerales, proteínas, fibra y los hidratos de carbono necesarios para mantener una dieta equilibrada.
  • Mejora el rendimiento físico e intelectual, así como la capacidad de concentración.
  •  Ayuda a una correcta distribución de las calorías a lo largo del día y a mantener un peso adecuado. Al constituir un aporte importante de nutrientes a primera hora del día, se evita la sensación de ansiedad que nos lleva a comer en exceso a la hora de la comida.
  • Ayuda a prevenir la obesidad: las personas que desayunan suelen tener un peso más adecuado que las que se saltan el desayuno.
  • Además, se ha observado que la elección del desayuno puede afectar al humor.

No olviden desayunar como reyes.

Anuncios